El porqué de nuestro nombre

 

Al crear la Asociación, se decidió llamarla Rudraksha, el nombre de la semilla del Elaeocarpus Ganitrus Roxb. Una semilla sagrada y protectora para los indios que simbolizaría, en nuestra asociación, el germen que haría brotar una nueva relación entre mujeres.



Según narra la tradición, el dios Siva se hallaba dedicado a una rigurosa ascesis meditativa durante miles de años.

Sin embargo, su mente aún no se encontraba completamente apaciguada. Permaneciendo aún en meditación, en un momento dado, conmovido por su deseo de ayudar a los seres que habitaban en todos los mundos, de sus hermosos ojos semicerrados comenzaron a manar lágrimas. Al caer a tierra, de aquellas lágrimas brotaron plantas de un árbol.

Al ver tal acontecimiento, Siva otorgó su bendición a todos sus devotos mediante las semillas de aquel árbol maravilloso, llamándolo rudraksha. El término Rudraksha consiste en un nombre compuesto por dos significados: rudra, alusión al dios Rudra, y aksha, “ojo”, resultando así en: “ojo de Rudra”. Y Rudra no es otro que el nombre original del dios Siva. Si bien éste último, cuya etimología es “el auspicioso” o “el benevolente”, es popularmente conocido como deidad de la desintegración-reintegración del cosmos, en realidad, se trata de una elaboración posterior cuyas raíces se hallan en su primera manifestación como Rudra.

 

 

  La deidad Rudra aparece en varios himnos del Rig Veda, identificándosele como dios de la tormenta, el viento y la caza. Además de sus poderes fecundadores y propiciadores de la nutrición, Rudra es especialmente invocado por sus poderes curativos, pues como afirma el Rig Veda: “es el mejor médico de todos los médicos”, “poseedor de remedios sanadores y miles de medicinas”.Sin duda, su medicina más preciada no es otra que las semillas del árbol Rudraksha.

  Se trata del elaeocarpus ganitrus, utilizada para confeccionar rosarios (mala) con los que se practica la invocación de mantras, así como en diversos remedios del Ayurveda, la medicina tradicional india. Asimismo, las semillas de Rudraksha son muy apreciadas por su poder sutil: cada semilla tiene distinto número de “caras” (mukhis), normalmente, de una a catorce, vinculadas a un complejo sistema de correspondencias espirituales, astrológicas y terapéuticas.

 

De ahí que la presencia de la Rudraksha fluya por toda la cultura y sociedad india, aglutinando en ella su exuberante diversidad.  En este sentido, consideramos que el rico tejido de mitos, símbolos y mundo vegetal trenzado por el término rudraksha, evoca adecuadamante los fines de nuestra Asociación: el crecimiento humano y socioeconómico de las mujeres indias dentro del reconocimiento y respeto por su ancestral cultura.